Además de para la manipulación de textiles compuestos, estas garras son ideales para láminas sensibles y extremadamente finas, para vidrios finos y para circuitos impresos vacíos.