Café para apiladores de alturas

La empresa Eugster/Frismag AG desarrolla y produce máquinas de café para marcas de renombre. Dado que al final de la producción los empleados cargaban siempre los palets con las máquinas de café sin ningún tipo de ayuda técnica, la empresa suiza estaba buscando un dispositivo de elevación ergonómico. Schmalz pudo convencer finalmente con una versión especial de tubo elevador.

Para elevar la máquina de café embalada desde la cinta transportadora hasta el palet, Eugster/Frismag combina el tubo elevador con una grúa suspendida de aluminio de Schmalz.
La longitud y la altura del asa de manejo están diseñadas individualmente para el tamaño del embalaje y la altura de apilado.
En Eugster/Frismag ya no se pueden imaginar el apilado sin el JumboFlex-50 High Stack.
El JumboFlex High Stack permite apilar las máquinas de café de manera ergonómica y segura.
En Eugster/Frismag están completamente satisfechos con el proyecto.

Alemania va a la zaga de su país vecino, al menos en lo que se refiere al consumo de café: según las estadísticas, los suizos consumen 7,9 kilos de café crudo por persona; 2,4 kilos más que los ciudadanos alemanes. Pero Suiza no solo está a la cabeza en cuanto a la cantidad producida. También en este país tienen sus raíces conocidos fabricantes de máquinas de café. Sin embargo, pocos conocen el nombre de uno de mayores productores: Eugster/Frismag.

La empresa fue fundada en 1976 por Arthur Eugster en Romanshorn y en un principio se dedicó a la fabricación de electrodomésticos como cocedores de huevos y gofreras. En 1978, su hermano Markus se unió a la empresa e incorporó las máquinas de café a la gama de productos. Actualmente, Eugster/Frismag AG desarrolla y fabrica máquinas totalmente automáticas y máquinas de café en cápsulas para numerosos fabricantes de marcas conocidas en cinco plantas, tres en Suiza, una en Portugal y una en China. El elevado nivel de calidad de los aparatos se refleja en una moderna producción que vienen perfeccionando de forma continua desde 2015 los Lean Managers contratados de forma permanente.

La prevención como máxima

En la planta de Romanshorn en el lago Constanza, el responsable de todos los proyectos Lean es Jasin Zekiri. Para él, el objetivo no radica simplemente en agilizar, sino en identificar y evitar las actividades superfluas. «Esta forma de trabajar sin despilfarros se traduce en última instancia en una reducción de costes y en un efecto positivo en la salud de los empleados». Al analizar los procesos logísticos, apreció un punto débil: «Al final de la producción se embalan diariamente en palets cerca de 200 cajas de cartón de hasta 40 kilos, sin utilizar para ello ningún equipo». Aunque aún no se habían producido quejas o incidentes concretos, el Lean Manager vio la necesidad de tomar medidas al respecto. Y no solo porque las máquinas de café son cada vez más sofisticadas desde el punto de vista técnico y, por tanto, también más pesadas. «Pensamos de manera preventiva: si hubiera ocurrido un incidente, cualquier medida habría llegado demasiado tarde», explica Zekiri. Para la empresa, la salud de sus empleados es muy importante. Por eso se preocupa de que los procesos de trabajo sean lo más ergonómicos posible.

La idea inicial de utilizar un robot para ayudar en estas tareas fue rápidamente rechazada por los responsables. «No tiene ningún sentido para el proceso», justifica Zekiri. En su lugar, el equipo del proyecto se concentró en los elevadores y solicitó información a Schmalz, entre otros, sobre soluciones ergonómicas para la elevación y el apilado de cajas de cartón. El desafío era llegar también a las hileras superiores al cargar las cajas en los palets sin castigar la espalda. «Incluso con un equipo de elevación manual, la altura máxima de apilado suele ser de 1,70 metros», dice Christian Fluri, asesor técnico de Schmalz GmbH en Suiza.

El nuevo concepto convence

Todo comenzó con una visita a la feria EMPACK en abril de 2018: en ella Schmalz presentaba, entre otros productos, el nuevo JumboFlex High-Stack. Con este tubo elevador, los empleados pueden apilar ergonómicamente mercancías con un peso máximo de 50 kilogramos a una altura de hasta 2,55 metros. «No habíamos visto nunca antes un sistema así y nos convencimos inmediatamente de que habíamos encontrado la solución perfecta», recuerda Jasin Zekiri. Poco después, los responsables de Eugster/Frismag probaron una vez más en detalle el dispositivo en Schmalz en Glatten y se decidieron por la nueva versión del equipo de elevación por vacío ergonómico, convirtiéndose así en el primer cliente en Suiza. Combinaron el JumboFlex High-Stack, que tiene una altura de trabajo de 2,55 metros, con una grúa suspendida de aluminio que cubre un área de trabajo de 2 x 5,5 metros.

A pesar de algunas dificultades iniciales, las ventajas del elevador por vacío no tardaron en convencer a los empleados. «Hizo falta tiempo para acostumbrarse», admite Zekiri. En este caso, el JumboFlex High-Stack destacó por su concepto de manejo intuitivo. Además de un asa de mano ergonómica para el control del tubo elevador, un estribo adicional facilita la guía sencilla con la otra mano para, por ejemplo, el posicionamiento exacto de la pieza en altura. Asimismo, ofrece un posicionamiento continuo y con ello un ajuste ergonómico para cualquier usuario. «Desde que los empleados han aprendido a utilizar el dispositivo, ya no pueden imaginarse el trabajo sin el High-Stack», cuenta el Lean Manager.

No obstante, tuvo que aclarar una presunción falsa: «Muchos empleados pensaron que el proceso iba a ser más rápido, pero el objetivo era proteger al personal y cuidar la ergonomía para prevenir enfermedades». Esto prueba la idea original del Lean Management: aunque el apilado no es más alto ni más rápido, el equipo de elevación por vacío ha optimizado significativamente el proceso. La mejora ergonómica no solo tiene un efecto positivo en la salud, sino también en la motivación de los empleados.

No menos positiva es la valoración que hace el Lean Manager de su colaboración con Schmalz: cuando surgieron los retos iniciales, la empresa demostró estar pendiente en todo momento de las necesidades de Eugster/Frismag. «Nuestra confianza se ha visto gratificada y siempre volveríamos a emprender un nuevo proyecto con Schmalz», concluye Zekiri.

Descarga

Texto y imágenes