Manipulación segura: equipo de elevación por vacío en la fabricación de cristales

La industria automovilística alemana pudo terminar el año 2017 con un balance positivo a pesar del Brexit y la polémica del diésel. Fuyao Europe GmbH también ha podido beneficiarse de esta situación. El proveedor de origen chino fabrica lunas para vehículos en las ciudades alemanas Heilbronn y Leingarten, donde construyó a finales de 2017 una gran nave de almacenamiento y producción. Asimismo, para poder abastecer a los grandes fabricantes de automóviles de forma más rápida e individualizada, Fuyao optimizó los procesos de logística. Schmalz convenció con un concepto global que, además de tubos elevadores, incluía también grúas.

Los componentes Schmalz optimizan los procesos de trabajo para completar la elaboración de parabrisas.
Marius Popescu prepara el cristal para la aplicación de pegamento.
Brinas Marian coloca los parabrisas para que el cordón hermetizante pueda fijarse con total precisión.
Para el control final los parabrisas se pone en un pórtico basculable con cuatro ventosas de vacío.
Las fundas especiales para las ventosas protegen las delicadas superficies de los cristales.

A aprox. 800 m al sur de Shanghái, en Fuqing, Fuyao Glass Industry Group produce vidrios brutos y los envía, entre otros, a Helbronn. Aquí está la sede de la filial alemana Fuyao Europe GmbH, que completa los elementos de vidrio en complejas lunas para vehículos. Desde la delegación en Baden-Wurttemberg se abastece a todos los fabricantes de automóviles de Europa. Esto incluye, además de los fabricantes de automóviles alemanes, también a GM, Jaguar Land Rover, Ford y PSA así como los proveedores de sistemas Webasto, Inalfa, BOS y Inteva. 

Tras una década desde su creación en octubre de 2007, la delegación actual del fabricante de cristales para automóviles en Heilbronn no disponía del espacio necesario para seguir creciendo. Fuyao Glass Industry Group adquirió una superficie industrial de aprox. 8,2 hectáreas en Leingarten, cerca Heilbronn, para construir una nueva central en Europa. La arquitectura de los nuevos edificios ha sido concebida para lograr una planificación moderna de la logística y la fábrica que, además de aumentar la capacidad, favorecerá que continúe su crecimiento. Actualmente, cerca de 360 empleados trabajan en Leingarten y la tendencia es que este número aumente.

Técnica de grúas y de elevación de Schmalz

Con las nuevas naves de producción, Funyao ha optimizado también los procesos de trabajo durante la fabricación. Un ejemplo es la preparación de parabrisas antes de ser enviados a la planta de automóviles para su montaje final. Hasta hace un año, los cristales se transportaban manualmente con elevadores de ventosa como sistema de agarre. Ahora, se han incorporado en total cinco equipos de elevación por vacío JumboFlex y una grúa de Schmalz GmbH en la nave. "Y podrían ser más, ya que se están planeando más líneas de producción", añade el director de producción. Además, está previsto una grúa pórtico bajo cubierta.

A trabajadores como Marius Popescu, esto les facilita enormemente el trabajo. Su tarea es limpiar los parabrisas para que se les pueda aplicar un pegamento especial en los bordes. Para ello, antes de nada, debe cargar las pesadas lunas de 10 hasta 15 kg y colocarlos en un soporte rotativo. Levantar, bajar y soltar los cristales se realiza de forma intuitiva mediante el control elevación central con un solo dedo del JumboFlex. En cuanto se ha puesto la cinta adhesiva y Popescu pisa el pedal, el soporte se desplaza hacia abajo y coloca la pieza sobre la cinta transportadora. Esta transporta la luna a la sección de secado.

Sujeción al bascular

Una vez transcurridos 10 min, el pegamento está seco y empieza la fase de fabricación: El empleado de Fuyao Brinas Marian retira las lunas con ayuda del equipo de elevación por vacío del bastidor de secado para colocar un cordón hermetizante en la cinta adhesiva. El parabrisas constituye uno de los elementos de seguridad del vehículo, de modo que se requiere una precisión máxima. Marian sube la luna a un dispositivo en el que ha puesto primero la junta. Para fijarla correctamente, además de colocarla en su posición exacta (la máquina se encarga de la alineación final), es necesario ejercer una presión constante de 5 bar durante 30 segundos. Varias ventosas de Schmalz operan y sujetan el parabrisas. Las fundas protectoras sobre las ventosas impiden que queden marcas sobre la superficie del cristal. En cuanto el proceso ha terminado, el vacío se libera automáticamente y el trabajador eleva la luna con ayuda del JumboFlex a un pórtico con cuatro ventosas. Las fundas protectoras continúan impidiendo que los cristales sufran cualquier daño. Las garras fijan la luna también cuando el pórtico bascula el objeto 180 . De este modo, la luna puede lavarse por ambos lados en un tercer paso de trabajo, controlarse el cristal y la junta y colocarse otro canto sellador en la parte inferior. A continuación, libera el vacío y coloca la ventana acabada en una caja de rejilla para continuar con el transporte.

Una ventaja de la solución Schmalz es que incrementa significativamente la ergonomía durante el proceso de trabajo. Otra, es la solidez del concepto global: los equipos de elevación por vacío están equipados con bombas de vacío, ventosas redondas de caucho nitrilo (NBR) y cajas de insonorización. De este modo se ofrece una elevación eficiente y segura de las lunas de cristal con un nivel acústico reducido. Las grúas giratorias de columna con plumas de seis metros de largo y un margen de giro de 270º proporcionan la libertad de movimiento necesaria. Además, el JumboFlex facilita una manipulación muy rápida. Una cualidad decisiva, ya que en Fuyao se procesan entre 150 y 200 parabrisas por turno; en dobles turnos, de las líneas de producción salen hasta 400 elementos para ventanas.

Fuyao Europe ha confiado en las experiencias que ha tenido anteriormente colaborando con Schmalz en Leingarten y Heilbronn. "Los equipos de elevación por vacío de Schmalz se están utilizando desde hace tiempo en otras filiales y han sido un éxito", afirma el director de producción. Una impresión que han confirmado desde la nueva nave: los empleados y los jefes de equipo están encantados.

Descarga

Texto y imágenes