Suficiente espacio para una cabeza fría

¿Qué hacer si se necesita un dispositivo de elevación ergonómico pero la altura del espacio es demasiado baja para los sistemas de grúa convencionales? La respuesta de Schmalz es un brazo plano modular de aluminio que garantiza patrones de movimiento de funcionamiento suave incluso en espacios bajos. Para Erkodent, esta innovación llegó en el momento justo: el fabricante de termoformadoras dentales quería optimizar el proceso de embalaje al final de la línea de montaje y necesitaba una solución que dejara suficiente espacio para un sistema de climatización ya planificado.

Después del control, las termoformadoras dentales se empaquetan de forma segura para su transporte.
El brazo plano deja suficiente espacio hacia arriba para los pozos de ventilación, los conductos de medios y el sistema de climatización planificado.
«Empaquetamos de doce a quince termoformadoras por día, cada una de las cuales pesa entre 15 y 25 kilogramos», explica Helmut Seeger, empleado de montaje de Erkodent.

Erkodent fabrica productos de gran calidad para tecnología dental, odontología y podología ortopédica. Todo comenzó con una clínica dental en Pfalzgrafenweiler, cerca de Freudenstadt (Alemania), para la que Erich Kopp recibió en 1954 la licencia de la seguridad social. Basándose en su experiencia práctica, pronto comenzó a desarrollar instrumentos propios para que el tratamiento le resultara más sencillo tanto a él como a sus pacientes. De aquí nació Erkodent Erich Kopp GmbH, que ahora es uno de los líderes mundiales en el mercado de la tecnología de termoformado dental. En 1980, con la podología ortopédica, el fundador de la empresa estableció un segundo pilar de su actividad. Hoy en día, este representa alrededor del diez por ciento de la facturación de la empresa.

Alrededor de 80 empleados en Pfalzgrafenweiler desarrollan, fabrican y empaquetan equipos de presión y vacío para termoformado en un área de producción de unos 8000 metros cuadrados. Los técnicos dentales los utilizan para conformar cubetas de impresión individuales, piezas de moldeo para restauraciones provisionales y férulas blanqueadoras. Los accesorios y materiales correspondientes, como las láminas, la silicona o la cera, al igual que los protectores para deportistas y las férulas de protrusión, también forman parte de las soluciones para los trastornos respiratorios relacionados con el sueño. Todos los productos cuentan con el mismo alto estándar de calidad que la empresa familiar mantiene en los procesos de entrada de mercancías, producción y soluciones de acabado mediante auditorías y controles de calidad multietapa.

Después del control llegaba el esfuerzo

«Si una termoformadora por vacío llega al final de la línea de montaje, primero se comprueba y luego se empaqueta de forma segura para su envío», explica Andreas Weiß, responsable de la optimización de procesos en Erkodent. Junto con el manual de instrucciones y el material de relleno de protección, un paquete terminado pesa entre 15 y 25 kilogramos, y la tendencia es que el peso siga en aumento. «El paquete se colocaba luego manualmente en un palet, de modo que el número de serie quedara siempre visible», dice Weiß, describiendo la parte del proceso de embalaje que deseaba mejorar. «Empaquetamos de doce a quince termoformadoras por día. Apilarlas en el palet a mano sin dispositivos de elevación requería un gran esfuerzo de espalda y brazos", recuerda Helmut Seeger. Es empleado de Erkodent desde hace cinco años y trabaja junto con otros seis compañeros en las diferentes estaciones de montaje y embalaje.

¿Sin espacio para grúas y demás equipos?

En busca de una solución ergonómica, Weiß se dirigió a J. Schmalz GmbH. «En varios espacios de trabajo ya tenemos funcionando equipos de elevación por vacío de Glatten con los que estamos satisfechos», enfatiza. Los muchos años de contacto, las experiencias positivas y la cercanía geográfica - solo 15 kilómetros separan las sedes de las dos empresas - fueron los factores decisivos para que los jefes de proyecto volvieran a contar con Schmalz. Su idea era instalar un puente grúa con un equipo de elevación por vacío. «Una solución habitual, pero que no pudimos implementar por falta de espacio», explica Weiß. Incluso si el sistema hubiera cabido entre los pozos de ventilación y los conductos de medios existentes, a más tardar en el momento de la instalación planificada del sistema de climatización, el puente grúa ya no tendría espacio. «En la Motek 2018 discutimos el problema con Schmalz y descubrimos que el brazo plano modular de aluminio era el concepto ideal para nosotros», recuerda Andreas Weiß.

El brazo plano de aluminio se basa en un sistema modular para grúas giratorias. Esta solución de diseño plano reduce la altura del brazo hasta 96 milímetros en comparación con la construcción de acero convencional. En comparación con un brazo estándar de aluminio, los elevadores pueden suspenderse incluso a 340 milímetros más de altura con la misma altura de grúa. «Gracias al brazo extraplano, la grúa cabe debajo de los pozos de ventilación y de los conductos de medios y aun así dejar suficiente espacio de trabajo para el tubo elevador», señala Weiß. Pero no solo les convenció la poca altura: la construcción modular de aluminio era más económica para Erkodent y también se podía montar más rápidamente. En lugar de montarse en el techo, la grúa giratoria de columna con su brazo de cuatro metros de largo se monta de forma segura en el suelo con ayuda de una placa base. «En este sentido, somos mucho más flexibles porque, en teoría, también podemos utilizar la grúa en otro lugar de montaje», añade el responsable de procesos.

Esta solución de grúa extraplana se utiliza desde febrero de 2019. Erkodent ha colgado el tubo elevador por vacío JumboFlex 50 con una ventosa cuádruple en el brazo plano para proporcionar una herramienta auxiliar ideal para sus empleados. Con él, pueden recoger cajas de cartón de hasta 50 kg de peso y levantarlas, bajarlas y soltarlas de forma intuitiva a través del control de elevación central con un solo dedo. Gracias al mango giratorio sin fin se puede realizar también sin problemas el apilamiento en función de los números de serie. «Para lo que antes nuestros empleados tenían que utilizar toda su fuerza física, ahora basta casi con una mano», resume acertadamente Weiß. «La reducción de la carga de trabajo es claramente perceptible. Mis compañeros y yo estamos más en forma y nos sentimos sencillamente más sanos», confirma Helmut Seeger.

Descarga

Texto y imágenes