Ecología y cuidado de los recursos naturales

Un comportamiento conscientemente ecológico y el ahorro de los limitados recursos naturales son dos aspectos profundamente arraigados en la estrategia de sostenibilidad de Schmalz. Alcanzar tales objetivos ha sido posible gracias a un papel pionero en materia de gestión de energía, al desarrollo y producción de productos con eficiencia de recursos, a un compromiso de protección medioambiental dentro de la empresa y a su alrededor, así como a una comunicación transparente que invita a imitar y que motiva a otros a participar.

Empresa de energía positiva

Schmalz es una empresa de energía positiva. Esto quiere decir que la empresa genera más electricidad y calor a partir de fuentes de energía regenerativas y renovables de lo que consume ella misma en su totalidad. A ello se ha llegado, por un lado, mediante una intensificación orientada al consumo del uso de generadores de energía regenerativa. Para ello, Schmalz apuesta por las energías eólica, hidráulica y solar, así como por la combustión de biomasa (virutas de madera). Por otro lado, Schmalz toma innovadoras medidas para reducir el consumo de energía en todas sus actividades. Para ello, Schmalz ha instalado un sistema de gestión de carga. En caso de producirse picos de carga, el sistema desconecta los consumidores que no se necesitan de forma permanente, lo que no sólo contribuye a ahorrar electricidad, sino también a reducir los costes.

Producción libre de CO2

Como empresa productora, Schmalz persigue el claro objetivo de mantener el impacto medioambiental de sus actividades empresariales tan reducido como sea posible. La empresa le da gran importancia a una reducción al mínimo de su propia huella de carbono. Gracias al uso de energía regenerativa propia y externa, una gran parte de la energía consumida es CO2 neutral. Sólo los carburantes y el gasóleo para calefacción utilizados de forma complementaria emitieron un total de 574 t de CO2 en el año 2013. Al mismo tiempo, la parte de energía eólica y fotovoltaica alimentada a la red local de electricidad evitó 1.633 t de emisiones de CO2 que se habrían producido mediante la generación convencional de corriente. En suma, Schmalz consiguió en 2013 un crédito de carbono neto y ahorró al medio ambiente 1.059 t de este nocivo gas de efecto invernadero.

Productos con eficiencia de recursos

Para Schmalz, el uso eficiente de los recursos limitados, como material y energía, es un objetivo central para toda la empresa. Y Schmalz le da particular importancia a ello en sus productos: Junto a una innovación que abre perspectivas, la más elevada calidad y la máxima eficiencia energética, la huella de carbono de un producto es una importante escala para medir la eficiencia de recursos del producto. Schmalz reduce al mínimo los factores de influencia sobre la así llamada Product Carbon Footprint en todas las fases del ciclo de vida del producto. Desde el diseño, pasando por el montaje y el funcionamiento del producto, hasta su desecho: la carga de CO2 de un producto de Schmalz es menor en todas las fases que la de los productos comparables en el mercado.

Protección medioambiental

La protección del medio ambiente está arraigada en el complejo de la empresa Schmalz. En los procesos de la empresa se le da también gran importancia a la protección del medio ambiente. Para transmitir al exterior la gran variedad de medidas tomadas por Schmalz, en 2003 se construyó una ruta de aprendizaje ecológico. En las visitas guiadas a esta ruta, Schmalz presenta las medidas que toma la empresa en materia de protección medioambiental e invita a empresas interesadas y personas privadas a que la imiten. Desde enero de 2013, Schmalz cuenta con un vehículo eléctrico en su parque móvil. Además, Schmalz participa activamente en un gran número de asociaciones de intereses cuyos miembros son considerados ejemplos a seguir en temas de protección medioambiental y climática.