Las garras de agujas ofrecen la posibilidad de agarrar de forma segura piezas difíciles de aspirar y materiales muy porosos. Las agujas cruzadas proporcionan una elevada fuerza de retención. Estas garras especiales son ideales, por ejemplo, para productos textiles, materiales de fibra compuesta o fieltro.