Las garras magnéticas de Schmalz facilitan la manipulación de piezas ferromagnéticas complejas y tratadas con láser. El imán permanente se desplaza mediante aire comprimido. De este modo se agarra y se vuelve a depositar la pieza magnética.