Las válvulas sirven para controlar el vacío y el aire comprimido. El empleo de las válvulas adecuadas aumenta tanto la seguridad de los procesos como la rentabilidad del sistema de vacío.