Para el control del aire comprimido y del vacío se utilizan electroválvulas controladas por medio de señales de conmutación eléctricas. Estas válvulas pueden contar con control directo o con control previo neumático.