Para el control y la supervisión de un sistema de vacío se utilizan válvulas compactas que se controlan mediante señales eléctricas de conmutación. Los datos importantes del proceso se transmiten al sistema de control a través de una unidad de sensores integrada.