La manipulación de lámina y papel se puede realizar fácilmente con las ventosas de Schmalz. Su labio sellador plano y su interior reforzado permiten aspirar las piezas que carecen de estabilidad. Las ventosas no dejan huellas sobre las piezas sin estabilidad propia, tampoco a altas temperaturas.