Almacenamiento y limpieza de las ventosas

Debido a la delicada parte elastomérica de la ventosa, se deben observar las siguientes indicaciones sobre el almacenamiento y la limpieza:

Las ventosas se deben almacenar en un lugar fresco (0 °C – 15 °C, máx. 25 °C), oscuro, seco, sin polvo, protegido de los cambios climáticos, del ozono y de las corrientes de aire; en tal lugar, las ventosas no deben verse sometidas a tensiones. El efecto el ozono, de la luz (especialmente UV), del calor, del oxígeno o de la humedad, así como las cargas mecánicas pueden acortar la vida útil de la ventosa.

Las ventosas se pueden limpiar con jabón y agua caliente dejándolas secar seguidamente a la temperatura ambiente.